Consejos vendo y para mí no tengo

He estado esta mañana tres cuartos de hora en la farmacia. Tres. Tres cuartos de hora. Casi una hora. Mucho más de media hora… Creía que al salir de allí el pequeño hobbit ya hablaría o echaría a andar. Tenía que pesar al niño, pesarme a mí y mi lista de la compra era sencilla:

– Leche de lactante Nutribén natal.

– Gel de baño infantil, alguna marca distinta a la que usaba, específica para pieles atópicas (el niño eccema vuelve, ya os contaré)

– Crema para el sol protección 50.

Pero claro, las farmacéuticas, no se a vosotros, pero a mí son de las personas en el mundo que más confianza me dan. Y claro… esas dudas que albergas en tu interior… en eso que pasan el código de barras o se giran buscando algo… vas y las sueltas así como el que no quiere la cosa. Y eso he hecho, empezando la frase como diciendo, no me vas a ayudar pero yo te lo cuento; “oye, es que el niño vomita como la niña del exorcista cuando le pruebo a dar cereales sin gluten… pero ya me espero a la revisión del pediatra ¿no?“. NO. Tres cuartos de hora me seguía aclarando que tengo que separar los cereales para ver cuál le da reacción.

El tema del gel de baño también ha llevado sus quince minutos.

Iré contando si los productos funcionan… ahora para qué os voy a decir marcas. Solo quería compartir con todos mi sentimientos de maruja que va a echar la mañana a la farmacia.

farmaceutica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s