El niño que se convirtió en basilisco

Todos los niños son muy monos, muy graciosos y achuchables. Pero un día nació uno que era más que todo eso… Reía a carcajadas, era todo mofletes y hacía todo tipo de monerías a desconocidos.
Hasta que un día, de repente, se transformó. Y empezó a hacerlo a veces. El momento era justo al dejarlo en la cuna. Al darse la vuelta sus padres, salir de la habitación y caminar un par de metros… Se oían. Se escuchaban, más bien, unos gritos tremebundos. El basilisco había llegado.
Le dejaban un rato, pues les daba miedo contemplar tal escena. Hasta que la curiosidad ya alarmaba. Se asomaban a la cuna y allí estaba. No era su niño… Era una transformación horrorífica. Les daba miedo tocarle. Pero lo hicieron. Bastaba una caricia para que volviera a aparecer su hijo… Con los ojos llorosos y aún tiritando. Él también se daba cuenta de su transformación.
¡Prometo audio esta noche en Facebook!

20140410-150901.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s