La felicidad tiene nombre de mujer

Soy un tipo bastante feliz. No puedo quejarme de gran cosa. Y hay cosas que me gustan más, otras que menos… Como cualquiera, vamos. Pero lo que nunca pensé a mi tierna edad es que la felicidad tuviera nombre de mujer… “María”.

Ya puedo tener hambre, sueño, estar harto del coche o de una espera en cualquier sitio… Ya puedo estar enfurruñado por lo que sea, que hay una cosa que me alegra siempre: las galletas maría. Siempre suele pasar igual… No cojo el sueño en el coche, falta un rato para comer pero aún no estamos en casa o donde sea que me vayan a dar de comer, estamos en algún sitio y yo me torro…

Y de repente veo la cara sonriente de mamá, se quita el bolso, lo abre y busca dentro y ahí está; saca de su interior el paquete de galletas y coge una. Me la enseña y automáticamente desaparecen mis problemas. Es una pasada. La mueve un poco y yo muevo las manos, la sigo con la mirada, hasta que por fin me la pone al alcance y la cojo con una mano. Luego la agarro con las dos manos a la vez y la miro bien por los dos lados… ¡Si, si! ¡Es una galleta maría!! Es mi momento máximo de felicidad. Empiezo a mordisquearla y saborearla… No creo que haya nada mejor en la vida.

2015/01/img_2929.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s