Lo diferente de un embarazo gemelar

Cuando estaba embarazada de las mellizas me di cuenta de lo diferente que fue del embarazo de Niquete. Si no hay dos embarazos iguales, no te cuento ya si el número de habitantes de la cueva materna es de dos. Hoy vor a enumerar:

– Según todo el mundo que te encuentras (tenderas, conocidos, familiares lejanos…) desde el sexto mes estás “¿a puntito no?”. Porque la tripa es ya como de una nuevemesina cualquiera.

– Hay que hacerse con la ropa premamá enseguida.

– Ves al resto de embarazadas en el cursillo, la consulta o donde sea como si llevaran una gamba en la barriga en vez de un bebé… Y te sorprendes cuando te dicen que están de ocho o nueve meses ya…  Porque las dimensiones de tu tripa han sobrepasado los límites imaginables y aún te quedan dos meses. 

– Las patadas y movimientos fetales son constantes y por toda la tripa, no solo por un ladito. La gente no te dice que si puede tocar, porque se ven a la legua… Causando distracción en reuniones y eventos varios.

– Tienes una especie de trato preferente no pactado en la consulta del médico, las tiendas, etc. En cuanto dices que estás “de dos”. 

– Al hijo ya nacido todo el mundo le dice que menuda le espera con dos chicas de repente. 

– Obviedad: tienes que preparar todo doble… Heredar todo lo posible y comprar algo nuevo conjuntado hace mucha ilusión. Como en mi caso siempre estoy cosiendo y me gusta hacerles algo nuevo, tuve que buscar quien me ayudara a tejer los modelitos nuevos que les hice. Yo por lo menos odio tejer el mismo jersey dos veces.

– Conviene hacer números y comparativas de precios de pañales para que no pille por sorpresa. Yo el primer mes casi no compré porque los pedí de regalo a varios que no sabían que regalarnos. Ya os contaré más del tema pañales, ya.

– Lo mismo con la leche. Hay que llevar en mente cuál comprarás, aunque des el pecho, como es mi caso. Los primeros días hay que darles un suplemento si tarda mucho en subir la leche, porque lo habitual es que bajen de peso en el hospital. Y la mayoría de gemelos siguen tomando un poco de bibe después del pecho. Aquí no me extiendo más, que ya hablaré en otra ocasión de la lactancia con dos. 

– No sé si es lo habitual, pero en mi caso, adelgacé hasta el quinto mes… Es lo que se conoce como “te están consumiendo”. Pues eso… Al dar a luz pesaba menos que antes de quedarme embarazada… Por eso es muy importante hacer caso con el tema de las vitaminas, el hierro o lo que nos manden.

– Siguiendo lo anterior, hay que comer muy bien. Más que grandes cantidades (que ya te digo que no porque te llenas enseguida…), comer cada cierto tiempo y no estar mucho en ayunas. Variado, sano y muy nutritivo. 

– Te pasas el embarazo rayada con que algo saldrá mal, con que será horrible (la gente no se corta un pelo y parece que ha habido muchas malas crianzas de mellizos) y cosas así. Pero, en mi caso, no fué así. Fué un embarazo de libro y un parto muy rápido. Y luego las niñas han sido muy buenas y tenemos el jaleo normal de tres pero no está siendo horrible para nada.

Y como conclusión general que es una experiencia alucinante tener dentro a dos criaturas y luego tenerlas ni te cuento. Te hacen ser mejor y te olvidas un poco de ti mismo que nunca viene nada mal.

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s