Sello de calidad: NaturNes

De vez en cuando veréis que me pongo serio y hago lo que mamá llama “Sello de calidad”. Como somos unos especímenes tan interesantes algunas marcas nos mandan productos para que probemos y os contemos que nos parecen. Cuando nacieron las mellis nos llegaron algunas cosas de las que ya os hablé y en esta ocasión recibimos en casa una caja intrigante que yo estaba deseando abrir.

En la caja en cuestión había cientos de miles de bolsitas Naturnes y algún Iogolino. Todo de Nestlé. Matiza mami que tampoco eran cientos de bolsitas pero ya os digo yo que eran un montón. En cuanto lo abrió, yo quise probar uno. Solo las había probado como premio en algún viaje. Justo era el momento de la merienda, así que mamá nos sentó en las tronas a las mellis y a mí y nos dio una bolsita a cada uno.

Yo con mis superados dos años y medio disfruté aquel instante mucho. Digo instante porque me lo tomé enseguida casi sin respirar. ¡Me encantó el sabor!  ¡Un 10! Luego los probé todos y el de Manzana, Mango y Zanahoria podría decirse que es el más distinto y que por eso me gustó más, los otros sabores de frutas los conozco mejor. En cuanto me lo acabé, le pedí más a mamá, porque aquello era poquísimo para mí. Mamá me dio otro y aunque le pedí más ya no me lo dio. Dijo que menos mal que eran regalados porque ¡a mi me tenía que dar dos!

Lo de las mellizas fue otra película. Ellas tienen 15 meses. Como en la bolsita pone que es a partir de 6 meses, mami se confió y le dio una a cada una. Yo no paré de reírme… ¡Aquello fue un espectáculo! Se pusieron perdidas. Empezaban a apretar y apretar y no se lo comían, solo querían jugar. Mamá cuando se dio cuenta la pobre, ya era muy tarde. Intentó quitarles las bolsitas pero ellas no las soltaban, y luego intentaba recuperar con la cuchara lo que se habían desparramado pero ellas no querían ya la cuchara y querían chupar la bolsa por todos lados, por el pitorrillo también (aunque no sabían coordinar el tema absorver y apretar la bolsita). Un desastre. Mamá dijo que hasta que fueran más mayores no les volvía a dar ninguna. Así que al día siguiente las bolsitas de las mellis las vació en un bol y les dio la merienda con cuchara “como de toda la vida”. Les encantó también el sabor y la textura, que las mellis son muy suyas para eso.

Así que con todo esto que pasó no creo que las vuelva a ver hasta que las mellis sean tan mayores como yo. Pero es verdad que como para merendar merendar una sola no vale. Porque yo para recargar pilas necesitaría dos de esas y mami siempre busca “ecominozar” o algo así: ahorrar vamos. El resto de días me las daba de premio cuando hacía pis… Si el pis pillaba a media mañana o media tarde. Y el Iogolino de postre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s