0

2 añitos

Hace dos findes no os podéis imaginar que fin de semana más ajetreado… Y todo porque fue mi cumple. Tengo ya dos años, esto no es ninguna tontería. Ya tengo adaptador para el wc, voy a veces fuera del sillín (o en mi moto tuneada) por la calle y como cosas de mayores. 

El viernes fue la fiesta de bienvenida al otoño y del cupcake (la magdalena de toda la vida) en la guarde. Nos vestimos todos de cocinero con delantal y gorro y estuvimos cocinando y adornando las magdalenas. Las mellis se lo pasaron pipa porque las sentaron con los mayores y ellas guarrearon más que nada, pobres, son muy peques.

 Luego por la tarde fuí con papá, mamá y las niñas a ver a los patos. Allí estaba la prima con los tios. Les dimos pan y mamá nos dió a nosotros galletas pero nos hacíamos el lío La prima y yo y nos comíamos el pan y les dábamos a los patos las galletas. Super divertido. Nos comimos las magdalenas y estaban riquísimas. Como echaremos de menos estas tardes en el parque cuando llegue el frío, eso dice mamá… Yo no sé por qué no podremos venir, si estamos abrigaditos digo yo que no pasa nada. 

Y el sábado fue mi gran día. Plan familiar, todo especial por mi cumple. Ayudé con las lavadoras que iba poniendo mamá: ella metía la ropa y cuando se giraba, yo la sacaba. Luego ella colocaba las cosas por la casa de una manera y yo las ponía por detrás a la mía. Y luego fuímos a ver a Jesús y a comer. La hamburguesería que han abierto al lado de casa está fenomenal, se llama Tates burguer. Como ya soy mayor, me pidieron un menú infantil… ¡Por primera vez en mi vida! Papá y mamá me cogieron fingers. Pero yo a ellos les cogía patatas (aunque yo tuviera, pero por igualar…). 

Por la tarde fue la fiesta… ¡Que sorpresa! Fuimos al parque de Soto y estaban algunos primos. Los mayores sacaron la merienda. ¡¡¡Y mamá nos repartió a algunos unos pomperos!!! Divertidísimo. Aunque la verdad es que lo íbamos tirando sin querer. De la emoción, claro. 

La tarta estaba riquísima, de galletas. Según mami, la de toda la vida. De la mía, seguro. Me gustaba tanto soplar la velita que la encendieron varias veces para que la soplara. ¡IUn finde inolvidable!

Anuncios
0

Cambios, viajes espaciales y comienzo de curso

No os lo he contado antes porque no me da la vida. Entre unas cosas y otras se me acumulan las cosas por hacer y llego al final del día agotado. Papá y mamá nos han cambiado de guarde. Como lo oís. Yo me lo olía y como estaba de acuerdo pues no dije nada.Al volver de las vacaciones (ay, las vacaciones, ya os contaré, ya) ellos tenían que volver al sitio ese donde van toda la mañana a hacer cosas serias. Y nos dijeron a las mellis y a mí que nos iban a llevar a una guarde nueva en agosto porque la nuestra estaba cerrada ese mes. Verás tu… Una guarde nueva, pensé. A las mellis les da igual porque ellas se conforman con cualquier carantoña, pero a mí no se me conquista facilmente. Y si no me gusta algo lo voy a decir, pensaba.

Llegué el primer día y me abrió una mujer sonriente que tenía cara de jefa… Tendré cuidado con ella porque es maja pero no le puedo tomar el pelo. Luego ya vi a una chica más joven que es la que pasó conmigo todo el día, mi seño. Y el primer día me lo pasé tan tan bien que se me pasó el día volando. Estuvimos hablando de las plantas y de reciclar. Muy interesante todo pero no me enteré del todo de eso del ecologismo… Eso dice mamá cuando me como la tierra de las macetas, que no presté atención en la semana del ecologismo de la guarde nueva.

Y así llegó la segunda semana, que fué hawaiana, y la tercera: espacial. Me lo pasé bomba. Jugamos un montón y están todos locos que es lo que a mí me gusta. Según mi madre (que se las da de entendida la pobre) en esta guarde tienen mucha imaginación, son muy amables y cuidan mucho los detalles. El viernes fuimos a la luna con los cascos de astronautas que hicimos. ¡Las mellis eran las extraterrestres! Lo hicieron genial.


Total que a mitad de la semana espacial papá y mamá hablaron con nosotros de que si nos parecía bien que nos quedáramos en esa guarde nueva tan chula y no volver a la antigua. Muy majos pero no se para qué nos preguntan, las mellis no hablan y sonríen a todo y a mi no me entienden como hablo… Así que muy contentos dijeron “pues os quedáis en esta guarde”.

Y así es como hemos empezado el curso, en la guarde nueva. Ya os contaré qué tal va avanzando la cosa. Pinta que será un curso estupendo.

0

Pulgarcito y las hadas mágicas

Parece que os voy a contar un cuento pero no. Es que es mami la que pone los títulos y está un poco moñas ultimamente.

Os debo un relato de mis vacaciones en Asturias y Cantabria. Un día de estos que me dé la vida ¿vale? Ahora os cuento otra cosa. Ahora estamos en casa con mami hasta que el jueves vuelva al currele. Y esta mañana después de recoger la casa y de desordenarla (mami recoge y yo desordeno), hemos ido a “dar un paseito”. Y se ve que mami por fin se ha dado cuenta de mi espíritu libre y aventurero porque no me ha bajado no el sillín, ni el patín, ni me ha sentado en el sitio de carmela para colgársela en el fular ni nada de eso: he ido suelto y feliz. Hemos estado en nuestro sector peatonal, y yo yendo de aquí para allá, buscando insectos en los arriates, cogiendo piedras, tocando los árboles, ladrando a los perros… De vez en cuando miraba a mamá para ver que no se alejara mucho. La pobre se preocupa cuando se queda sola con las mellis sin mí. 

Mami me indicaba que fuera con ella que teníamos que ir a la farmacia. De mala gana he dejado mi investigación y he dejado que me llevara en brazos porque si no no iba a ir… En la farmacia la dependienta no sabía que hacer para ganarme y se lo he puesto chungo. Le he sacado una piruleta y una careta de la abeja willy. Una vez hemos comprado lo que mami quería hemos ido al parque. Yo seguía a mi bola.

Y mami ha tenido la brillante idea de ir al chino y comprar GUSANITOOOOOOOOOOOOS. Me he puesto tan feliz que no cabía en mí de la emoción. Hemos ido a los columpios y mami me iba dando gusanitos. Cuando me ha bajado he ido tras ella todo el rato para que me diera más. Me los daba de dos en dos y no a puñados… No sé muy bien por qué. Solo sé que ya lo de investigar no me interesaba. Yo solo quería los gusanitos que me iba dando mami. Sin darme cuenta casi, ya estábamos subiendo a casa del paseo. Ha sido un planazo. 

  

0

El artista de la familia

Mamá está bricomaníaca total. Ha pintado una estantería super chula para mi habitación de mil colores y ahora está con estantes para la habitación de las nenas.


Y yo creo que no debo ser menos y tengo que ir empezando en esto del artisteo. Así que en un descuido de mami cogí una de las brochas con las que estaba haciendo la mezcla del rosa, la del rojo, y la confisqué. Al principio me pinté las manos, el brazo y una zapatilla. Pero enseguida atisbé una tabla que tenía papá preparada para serrar y hacer un tren de madera o no se qué. Pero como la compró hace tiempo y no le ha dado uso, pues también me la agencié. Y a pintar que me puse, dando grandes brochazos como vi que hacía mami, que seguía muy concentrada.


De repente, como siempre que me quedo callado y/ o silencioso y quietecito, mami se giró a buscarme. Y me vió. Y vió mi hazaña, mi obra de arte. Todavía está boquiabierta, maravillada, impactada y encantada, babeando, vamos. Después del primer impacto ya empezó a ver los efectos colaterales a mi obra de arte y limpió las zonas que no pertenecían a la obra de arte pero también se habían visto envueltas en mi torrente artístico: suelo, máquina de coser, ropa.

Y ahí me vi, en body frente a mi primera obra de arte espontanea. Como vi que a mami le molaba mi rollo, le pedí con mi grito habitual de pedir cosas y agitando la brocha que me la fuera rellenando, porque la pintura se me gastaba. Hasta que se me acabó la inspiración y volví a mis cosas, la estantería estaba muy ordenada, el suelo muy vacío y tenía que llenarlo de juguetes y cosas.

0

Amiguitos DIY

Cuando llegamos a casa nos encantó el muñequito que había en la cuna. Nos dijo Niquete que era suyo y nos lo prestaba. Se lo había regalado una amiga de papa y mamá super estilosa (Elena de tuimagenerestu). Y con él nos tapaban la cara para dormir y tal. Pero claro solo es uno y nosotras somos dos… Asi que mami le hizo otro a carmela… Rosa, de amigurugurugurumi o noseque. Muy mono también. Nos lo ponen cerquita y es que caemos como moscas.

  
    Luego como hemos ido espabilando mami pensó que igual nos molaban unos sonajeros. Pero como eso Niquete no tuvo pues nos los ha hecho ella también, mas maja… A mi me ha hecho una mariposa gigante que suena cuando la muevo y mola cantidad. A la pequeñaja le ha hecho un conejito con un círculo para que lo agarre porque como es pequeña… Y también suena y también es de amiguguriririmi o como se diga… El crochet de toda la vida que diría mi abuelita. 

   

   

 

 Mariposa y doudou del número 661 de Labores del hogar

Conejito sonajero creación propia 

0

Cereales Hero Baby Natur

Hace ya algún tiempo los amigos de Hero Baby natur nos invitaron a pasar una tarde genial. A las madres nos dieron una sesión magnífica acerca de nutrición y los niños mientras se lo pasaron pipa jugando en las instalaciones de BabyDeli

   
 Yo no tenía ni idea de que los cereales para bebés y niños ya no usan el grano completo, y Hero Baby natur lo vuelve a rescatar volviéndolos más ricos en proteínas y sobre todo en fibra. Lo que se llama el grano integral, completo. 

   
 Lo hemos estado probando en casa (fueron muy generosos) y a Nico jr le ha encantado el sabor y no deja ni las migas de los dos biberones: el del desayuno y el del postre de la cena. Me daba la impresión de que era ya mayor para los dos bibes con cereales, pero la nutricionista nos comentó que mientras lo quieran tomar, es buenísimo para su alimentación. Además hay varios sabores en la gama y huelen fenomenal, da gusto abrir la bolsa para preparárselos.

Desde aquí quisiera también agradecer a Hero Baby el lote de productos que nos mandaron para Nico y las mellizas. Es una gran ayuda para esta nueva familia numerosa. Y así, entre el lote y el evento, conocimos productos nuevos de Hero Baby como los gusanitos de zanahoria (riquísimos!!) o el potito de paella, que a Nico le ha gustado. Y la leche de fórmula muy digestiva para las niñas. Gracias mil.